En una habitación vacía, ¿se lo dirías?

Ésa es la pregunta que siempre me hago a la hora de interactuar en Internet.

Últimamente veo tanto odio, desprecio por las personas en las redes sociales...que hace que me cuestione la propia humanidad del ser humano. Chicos y chicas que escriben insultos, desean la muerte y acosan sin remordimientos a otros/as, por el mero hecho de tener un perfil en Internet.

Cuando quiero escribir un comentario, responder a un vídeo o escribir un post en cualquier red social, me imagino que estoy sola en una habitación. Vacía, solo una mesa y dos sillas. Y enfrente de mí, la persona a la que va dirigida ese mensaje. Me pregunto qué sentirá la persona que lea el mensaje, si se sentirá mal o bien, si lo que digo es útil o simplemente estaré escupiendo palabras sin sentido. Si sería capaz de decírselo mirándole a los ojos.

Internet se ha vuelto un espacio tóxico en el que verter todas nuestras frustraciones, nuestros desengaños. Nos hemos vuelto animales, no, bestias. Recordando las palabras de una amiga, los animales suelen ser más leales y lógicos que los seres humanos.

Hemos olvidado que, detrás de cada mensaje, al otro lado de la pantalla, hay alguien que siente, que recibe nuestras palabras como puñales o como caricias. Seamos honestos, pero no faltemos el respeto a nadie. Entendamos que nuestras acciones tienen consecuencias, y que eso también incluye Internet.

A mí me enseñaron a respetar, pero me enseñaron. Y creo honestamente que el origen del problema se encuentra en la falta de educación. Como los niños han nacido con un móvil, con un ordenador bajo el brazo, no tenemos nada que enseñarles.

Ojalá todos se hicieran la misma pregunta cuando están frente al ordenador. Si estuvieras en una habitación vacía...¿se lo dirías? 

Entradas populares de este blog

Mr. Wonderful y su nueva agenda

Sigue, sigue

Línea Vitamina E "The Body Shop"